El intérprete

Un espectáculo radiante y redondo que no es un concierto pero que tiene más música y potencia que muchos conciertos al uso. Una joya
El intérprete

Hace tiempo que quería escribir acerca de este espectáculo. Llevaba meses oyendo hablar maravillas de él cuando fui a verlo por primera vez el pasado verano. Fue una versión al aire libre, de formato grande, con invitados estrella. Desgraciadamente, aquella noche de verano resultó ser mucho más fría de lo que cabía esperar en Segovia y yo no pude disfrutar demasiado de la función porque pasé más frío que una rata. De modo que tuve que volver a verlo. Fue en el Teatro Circo de Murcia, un magnífico espacio y un lugar ideal para disfrutar por fin de este montaje, en una versión de cámara, mucho más adecuada, en mi opinión, para el espíritu del mismo.

El intérprete no es un concierto. Nadie debe engañarse al respecto. Se trata de un espectáculo teatral escrito por Alvaro Tato (el poeta miembro de esa fantástica compañía que es Ron Lalá) para dar forma a los recuerdos infantiles de Asier Etxeandía. Asier no es cantante profesional, pero hace un show que se parece mucho a un concierto, completado con todo el talento interpretativo del que es capaz. Y me atrevo a decir que Asier Etxeandía canta mejor que muchos cantantes profesionales de este país que viven (y muy bien) de ello. Y ojo a la banda que le acompaña. Tao Gutierrez, Guillermo González y Enrico Barbado son músicos muy solventes que arropan estupendamente durante todo el show. Se trata de un espectáculo total. Un espectaculazo, como diría mi amigo Paco. Derrocha emoción y tensión dramática. Y se ha convertido en un fenómeno de masas, con seguidores que conocen y repiten las coreografías al dictado del maestro de ceremonias Etxeandía.

El Intérprete es un viaje autobiográfico a través de la banda sonora de su vida, desde las canciones que su madre y su padre cantaban en casa cuando era un niño de 9 años raro e inadaptado (emocionantísimas versiones de Luz de Luna o de la dificil I'll never fall in love again de Tom Jones), hasta aquellas que le han ido configurando como artista y como persona. Pasa de la ranchera al rock'n'roll como un huracán, logrando una conexión enorme con el público. Durante dos horas asistimos a un despliegue físico y emocional salvaje, realizado con generosidad y entrega por un artista que está en estado de gracia. No sabemos cuanto tiempo podrá seguir haciendo esta función, pero les aconsejo que aprovechen mientras puedan para verlo.

 

El Intérprete lleva casi dos años de gira. Más de 120 funciones. Ha triunfado en Madrid, Barcelona, Bilbao (cómo no!), Valencia, Murcia, etc. Pero cuando uno lo ve tiene la sensación de que le queda aún mucho recorrido, tanto como su intérprete quiera o como la salud aguante, porque el derroche físico debe ser agotador ("tengo la salud destrozada", dijo Asier durante la noche que lo vi en Murcia). Por si acaso, yo no esperaría mucho para verlo. De momento seguirá de gira hasta nuevo aviso. Consulte la cartelera de su ciudad.